lunes, enero 14, 2008

Tarde


Esta mañana muy temprano pensé, que debía darle tiempo al tiempo.
Y me golpeó irónico, que precisamente por eso, estoy aquí,
escribiendo...

Luego me dije, algo que me golpeó aún más fuerte:
"Dale tiempo al tiempo, y se te irá la vida"
Esa fue la frase que salió de mi interior,
y la chispa que desencadenó este torrente de emociones.


Y se me ha ido, lentamente, poco a poco, sin pausa..







Tarde, que caes, tan lenta como el tiempo se va,
tan rápido como el tiempo que necesito, y no vuelves, no volverás.
No volverá.

Pienso, tanto que pienso, no es tan fácil resolver dilemas de dos,
solo uno. Y la tarde se va, como los pensamientos, sin avisar.

Quise darme el tiempo, y me presiona,
quise darte el tiempo, y te escapas.
Así pues, no está en el tiempo la solución,
y concuerdan la mente y los sentimientos,
tampoco está solo en mi.

Se hace tarde, muy tarde, demasiado tarde,
desearía que no, pero así se siente..
Si existe el demasiado tarde, se está acercando,
y si es un mito, me está afectando.

Y se viene la noche, cruel y perversa,
junto al insomnio y la paciencia,
no poder dormir, tan mal como bien,
descansar un poco, dar vueltas en ese colchón que tan bien me conoce.
Paciencia, lentamente, los pensamientos dan paso,
a un poco del dormir extrañado,
y aunque no sea reparador, se agradece el sueño.



No es agradable disfrutar la noche,
mucho menos el tiempo, que se pierde y se va.










Me recuerdo, incesantemente,
que esperar, es dejar el tiempo pasar,
con una excusa válida.
Pero no deja de ser excusa,
y no deja de irse el tiempo.
No, el tiempo no es dinero,
no es tan relativo, cuando comienza una vida,
ni lo es cuando una termina.
Es vida, y dejarlo pasar es morir a drede lentamente.

La proxima vez, después de esto,
cuando piense que "voy a perder el tiempo"
una respuesta condicionada me dirá,
"y seguiré muriendo poco a poco".

Aunque sea necesario, una que otra vez,
no deseo esperar más, ni conformarme con hacerlo.
Pasará la noche, y muchas noches, pasarán lo sé,
pero estaré preparado, con mi pluma en mano y
algún papel, escribiendo, necesariamente, lo que piense,
y lo que sienta, como alguna vez lo hice.
Pero ese tiempo no morirá.

Y esperaré, como muchas veces lo he hecho,
con paciencia, y mis manos ocupadas, o mi mente
activa, anotando a escondidas lo que haya que guardar.

Y haré, cada instante, tan mío, que tendrá mi firma.
Sentiré cada momento, como el último.
Porque es mi tiempo, y son mis esperas,
serán mis tardes muertas y mis noches vacías,
pero serán mias.

Seguiré fiel a mi propuesta de vida,
poder voltear cada cuanto, que me detenga,
y decir: "No me arrepiento, lo hice con mis propias manos"
"No me arrepiento, este presente, es el futuro que elegí"
y "No me arrepiento, di lo mejor de mi".

Pp.

4 comentarios:

CLEO dijo...

Excelente escrito!
Tomo algunas líneas para mi situación presente...

Curiosa dijo...

Maravilloso como expresaste las cosas que he pensando de un tiempo para acá.

Psique dijo...

Y me parece excelente!!
A veces uno cree que tiene el tiempo suficiente para todo, sin darse cuenta de que no es así. Que lo diga yo, que siento que pierdo mas el tiempo de loq ue lo aprovecho. Con o sin tu permiso me robaré la frase "Y haré, cada instante, tan mío, que tendrá mi firma".

A ver si entonces, dejo de perder el tiempo, como suelo pensar que lo hago.

Cuidate mucho
Besos!

alejandra_writer dijo...

Que lindo, quien no se ha sentido asi?