lunes, julio 14, 2008

Prosa Vampirica

Después de leer mucho, por algo que necesitaba aprender hace un tiempo,
y cuando digo tiempo es no me pregunten, seguramente olvidé cuando,
algo estoy seguro, no fue ayer...
Lei, lei y aprendí una que otra cosa, mucho falta por aprender.
Hace unos días volvió a mi la idea, después de conversar con un amigo y...
Entre los borradores encontré una idea, esa idea quiero presentarla,
ahora que fresca la tengo y he terminado... una de ellas.



Prosa Vampirica

Que común es la noche, con sus luces y matices,
con sus mortales caminantes noctámbulos alcoholizados,
suelo pensar que alguna vez fui uno de ellos,
hasta hoy hace una centuria que esta noche cumplo,
nostalgia aquella que me hace recordar mi renacer...
-Milady cuanto te agradezco por haberme hecho ver el mundo con nuevos ojos.-

No es de mi agrado recurrir a estereotipos,
pero esa noche quise serlo, y divertirme así.
Sábado 11:00 p.m. Ataviado en mis más oscuras ropas,
me dispuse a caminar bajo la noche.
Atraje miradas, de miedo, de ira, de lujuria algunas veces,
hasta llegar, a un lugar, con música estridente,
ritmos variados, mucha gente, qué fácil fue...

Ella me miró, curiosa desde un rincón, esperando entrar al local,
tomada de manos de lo que asumo pareja,
aunque la mirada que me prestaba no era de alguien comprometida.
Vestía de plata y negro, la blusa escondía su cuello,
allí decidí, sería ella, -siempre queremos lo que no podemos tener-
pero sí puedo tenerla y es lo que me atrajo.
Caracas, esta noche me acompañarás a celebrar.

Entrar no fue dificil, moverse si lo fue.
Después de haber visto ingería suficiente alcohol tu chico,
aún más fácil la tarea para mí, verle bailar con otra,
me acerqué sin decir palabras, y aceptaste mi mano,
es que acaso lo esperabas? -y él ni cuenta se dió-.
Será que la fortuna me sonríe, o has decidido ser mi regalo!

Marchamos juntos la noche, de pocas palabras,
de pocos besos, tu aroma me contaba lo que pretendías,
mis ojos seguramente delataban mis ansias,
y en poco tiempo llegamos a lo que llamo hogar.
No fue necesario decir palabra, esa falda que llevabas
cayó al suelo en el mismo instante en que cerré la puerta,
es lo que querías, y habrías de tener.
Al deshacerme de tu blusa noté, marcas conocidas a los lados de tu cuello,
no eran de uno de los míos, de eso estaba seguro,
algo en mí tuvo miedo por un instante, una cazadora tendiendome una trampa,
pero tu timidéz me hizo entender, que esta noche la afortunada has sido tú,
tanto deseabas una mordida real, entregar tu sangre y alimentar otro cuerpo!
Esa dentadura humana que dejaste extraviada en los brazos de otra chica
al ritmo incesante de un bailar erótico cumplía tus deseos de ser poseída
por un ser nocturno que esta noche, llamémoslo suerte, te ha traido a su morada
para consumirte. Y así lo habría de hacer.

No fue miedo lo que ví en tu rostro cuando en mi boca viste aparecer
las herramientas que más que alimentarme, pasión te darían,
no fue sorpresa, acaso lo esperabas?...
-Milady, esta mujer me hace recordar la noche que me pediste fuese tuyo por toda la eternidad.-
Renové mi deseo por completar ese capricho de hacerte mía y sólo mía mujer!
No sabía tu nombre, no me importó, después de esa noche bautizaría tu cuerpo con otras palabras.
Luego de una y dos y no se ya cuantas veces de tenerte sexualmente y agotarte humanamente,
la pesada puerta, que sólo dos llaves existen sentí abrirse.
Tuve miedo, sentí el temor apoderarse de mis extremidades.
Milady había llegado, no me lo esperaba, antes de poder pensar en algo nuevamente,
estaba allí, parada frente a mi, Milady amada, mi creadora.

No fueron celos lo que vi en su rostro, y hoy lo pienso, cómo podría, cuántos como yo,
y mejores que yo no habría creado!? Tonto de mi por sentirme merecedor de su celar.
Pensé mil cosas y sólo la muerte era lo que veía venir a mi noche.
Milady sonrió, desvistiendose lentamente tomó mis manos y besandome,
con la mortal que había dichosamente decidido alimentarme a un lado me dijo:
-Hazla tuya, como mío te hice esta misma noche, conviertela en uno de nosotros,
yo te ayudaré.

Explosión de sensaciones, más lujuria esta noche tan afortunada,
-Milady aún me desea.- eso pensé.
Me tomó, me hizo suyo, me sentí un niño sin fuerzas,
impotente y feliz, hacía tantos años no sentía su cuerpo sobre el mío,
y la fuerza de sus manos controlar las mías...
Indescriptible...

Te desperté, mi nueva amante, y la mordida que antes fue un sorbo de tu vida,
la convertí en la fuente que te haría llegar cercana a la muerte,
y casi una hora pasó, Milady sosteniendo tu cuerpo, tus ojos sintiendo entre placer y dolor,
más pálida cada minuto estabas más fría que la misma noche.
Milady me detuvo, tomo mi mano, y desgarró mi muñeca y la sangre fue brotando
sentí dolor, sentí desmayar, mi primera vez y Milady a mi lado con su ayuda,
te hicimos beber, con la poca vida que aún te quedaba, de mi sangre...
Varios minutos pasaron, algunas veces bebias otras pensé que morías.
Te abracé y ambos dormimos esa noche juntos, yo con la idea de haberte causado la muerte,
y tú, aún estos días no se que habrías podido pensar.

Desperté la mañana siguiente en la oscuridad de mi privada habitación,
juraba encontraría un cadaver frío del cual dolorosamente tendría que deshacerme.
Estabas tú, plácida, desnuda, y tibia a mi lado, viva!
Tan viva como lo he estado yo, casi inmortal, no te había perdido.
Una hoja con la letra de Milady en mi almohada me hizo sonreir y un poco más que eso.
Preparé una bebida, que recuerdo bien Milady me había dado hace ya cien años,
y que gracias a su carta
te pude hacer.
Sería dificil lo supiste, adaptarte a esta nueva vida nocturna,

pero aquí estaré yo, para llevarte conmigo, tú, que tanto lo deseaste,
eso que creiste montruos de fantasía, ahora tú formabas parte de nuestra realidad.

Así te escribo estas letras, para recordarte tu primera noche,
y mi primera centuria, ambas la misma.
La firmo con sangre, amada mía, regalo para tí.

Pp.

7 comentarios:

Nykkä dijo...

Wow JM... te quedó EXCELENTE
me gusta mucho :)
te quiero..
pasando..
volando
y sonriendo*

te morderé el cuello jeje.

Marié (enfermera venezolana) dijo...

no puedo decir nada... no puedo. Quisiera, querría, no puedo.
Me haría bien, te gustaría, pero no puedo.
Volveré a leer quizá hasta sangrar.
Lo demás no puedo.

NeoGabox dijo...

Uff..
Buenísima...
:D
Me encantó...
Lujuria y centuria ambas celebradas con tan magnífico escrito...

"Saludos Monocromáticos Mr Pp"

Amada Inmortal dijo...

bello, como la noche espesa, entre aullidos, sangre y victoria... besos

AnGe!... dijo...

Vaya! Algo sangrienta pero divina! Me gustó mucho!! Diferente a lo que has escrito antes... Dios! Aún tengo escalofríos!!

Besos! ^^

Angélica dijo...

Hola de visita por estos predios…
Pásate por mi blog que tienes 2 regalitos allí, por fin estoy poniéndome al día… jajaja.
Besos y un gran abrazo.
DTB.

Andreina dijo...

Mucha, pero mucha pasión. Me encanta!!!!